Sin duda uno de los ingredientes más utilizados como antioxidante en las rutinas de belleza es la vitamina C, vamos a descubrir sus luces y sus sombras, así como mitos, en qué debes fijarte para encontrar un buen serum de vitamina C y por qué los derivados son una buena opción y cuáles los más recomendables.

Falsos mitos sobre la vitamina C

  • Exfolia: que sea un ácido y necesite un pH ácido para garantizar su estabilidad no quiere decir que exfolie.
  • Fotosensibiliza: la vitamina C no vuelve tu piel más sensible al sol, en realidad es fotosensible es decir que se degrada con la radiación solar.
  • Produce manchas: aunque pueda acumularse en los poros y oxidarse no hay nada que elimine una buena higiene.

Vitamina C pura, estabilidad y derivados

Para solventar los problemas de estabilidad de la vitamina C aparecieron los derivados que presentan una serie de ventanajes.

¿Qué concentraciones de derivados de vitamina C debo utilizar?

Tanto en la vitamina C pura como en los derivados son necesarias unas concentraciones y pH específicos para cada uno de ellos.

Vitamina C pura y derivados ¿Son comparables sus resultados?

Algunas marcas intentan engañarte con las concentraciones y equivalencias de vitamina C pura y el derivado que lleva su producto. Descubre cómo lo hacen para que no te tomen por tont@.

A ver se escribe separado y lo sé pero no me daba la gana de perder 5 minutos en Photoshop para corregirlo, otra corrección 3-O-Ethyl Ascosbic Ascorbic Acid.

¿Qué vitamina C es la más recomendable para tu tipo de piel?

Según tu tipo de piel o lo que quieras mejorar será mas recomendable que utilices uno u otro, a continuación te lo detallo para elijas por tu cuenta:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *